Caqui: el futuro rey del otoño en tu cocina

Aunque el caqui es una fruta típica del día de Todos los Santos, se aprecia poco lejos de ese días. Para contrarrestarlo, os explicamos todas las cualidades que tiene y no dudarás en integrarlo en tu menú.

Caqui: el futuro rey del otoño en tu cocina
Foto de Tiberiu en Pexels

El caqui, ese gran olvidado

Esta fruta otoñal también es conocida como palosanto, ya que madura pal (día de Todos) los Santos, el 1 de noviembre. Su nombre científico, Diospyros significa “fruta de los dioses”.

Su breve campaña (más corta que los cítricos) hace que se vea menos en los mercados, por lo que es el momento para aprovechar. Hay que consumirlos maduros, ya que cuando están verdes tienen muchos taninos (igual que el vino) y dejan en la lengua esa típica aspereza que tenemos en ocasiones al tomarnos una copa.

Es una fruta muy frágil, por lo que debe transportarse con cuidado. Una vez en casa, es importante dejarla a temperatura ambiente hasta que esté lo suficientemente madura. Lo mejor es meterlo en una bolsa de papel, y mejor que mejor si está acompañada por plátanos o manzanas. Una vez maduro, es el turno de meterlo en la nevera y consumirlo lo antes posible.

Una buena manera es hacer una tarta con ellos, ya que su pulpa aporta dulzor suficiente como para no necesitar azúcar.


Tipos de caquis

Su origen se remonta a Asia, sobre todo en China y Japón. Actualmente, su producción española está concentrada en la Comunitat Valenciana, con más de 425 000 toneladas en 2018.

Las diferentes variedades se caracterizan sobre todo por su peso y el nivel de astringencia (la aspereza que te queda en la boca).


Caqui de china (D. kaki)

Es la variedad más cultivada. Con un diámetro de 3 a 9 centímetros y unos 80-250 gramos, presenta un color rojo anaranjado y una pulpa dulce y jugosa. Mantiene algo de ese sabor áspero. Esta es la variedad que se produce en España.


Caqui de Japón (D. lotus)

Es similar a la variedad anterior, y se cultiva en Oriente e Italia.


Caqui americano o de Virginia (D. virginiana)

Es más pequeño, de 2 a 5 cm de diámetro y es de color más claro, tirando al amarillo. Es el menos común.


Persimón

Esta variedad de D. kaki tiene Denominación de Origen Protegida, y oficialmente se llama Kaki Ribera del Xúquer, pero se venden bajo la marca Persimon®. Es un caqui más grande, al cual se le aplican técnicas especiales para eliminar la astringencia natural. De esa manera, nos queda una fruta firme, de carne dura, piel fina y sin semillas.


Beneficios de los caquis

Su principal característica es que ofrece sobre todo hidratos de carbono y un gran aporte de fibra. También contiene minerales, tales como calcio, potasio, cobre, hierro, magnesio y zinc.

Además, proporciona vitamina A y carotenos y, en menor medida, vitaminas del grupo B y vitamina C. Otra de sus ventajas es que contiene propiedades antioxidantes gracias a flavonoides potentes, como los taninos, catequinas y antocianinas.

Y, como todas las frutas, es muy saciante, así que para calmar el hambre y sobre todo en dietas es un gran aliado. Asimismo, tiene un efecto inflamatorio y hay estudios que afirman que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

Una característica muy curiosa es que reduce la absorción del alcohol, por lo que si vas a beber, tomarte un caqui antes ayudará a prevenir o reducir la resaca.

Infografía sobre el caqui: el futuro rey del otoño en tu cocina

¡Cuéntanos!

¿Qué variedad de caqui es tu favorita?

¿Te ha gustado el artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *